jueves, 26 de mayo de 2011

Brote de E.Coli en Alemania

Ha aparecido un brote en Alemania de E.Coli, que podría estar en pepinos, tomates y lechuga proviniente de España. De momento han muerto 3 personas y se afirma que hay mas de 200 hospitalizadas. Mientras que en el diario El Mundo, se afirma que se trata de E. Coli O157:H7, la variante enterohemorragica con síndrome hemolítico-uremico, colitis hemorrágica mas conocida en Europa press se afirma que se trata de otra cepa, la E. Coli O104:H4, una extraña variante ECEH de la O157:H7. No es el primer caso de cepas enterohemorrágias con serotipo no O157:H7. En 1994 en Estados Unidos (Helena, Montana) apareció un brote de E.Coli O104:H27 en el cual enfermeron 18 personas, mayoritariamente mujeres, al igual que otros muchos casos mas.

El brote se está estudiando en el Robert Koch Institut, y de momento, éste no afirma que se traten de productos españoles.

Nieama nos ha dejado un enlace muy interesante sobre la noticia en Europapress, indicando que los pepinos son de Almeria y Málaga. Aquí tenéis el enlace.



Estos son los datos de El Mundo, literalmente copiados de su página web.

Una mujer de 83 años es la primera de las tres víctimas mortales de un brote epidemiológico de la bacteria intestinal "Escherichia coli" y su cepa "O157:H7", que se extiende por Alemania de norte a sur y que ha hecho decretar la alerta sanitaria.

Las imágenes parecen sacadas de una película de ciencia ficción, pero pertenecen a los informativos de la televisión alemana y corresponden a la situación de alerta sanitaria decretada anoche a causa de un brote infeccioso causado por la bacteria 'Escherichia coli', con más de 300 personas afectadas en distintos puntos del país. Según ha reconocido a primera hora el Ministerio de Sanidad, 40 de los casos diagnosticados como el síndrome hemolítico-urémico se encuentran en estado grave.

En condiciones normales, esta bacteria reside en los intestinos del ser humano y forma parte de su flora intestinal, colaborando en la absorción de los nutrientes; aunque algunas cepas son capaces de producir toxinas capaces de provocar malestar intestinal, sobre todo en los niños.

En el brote alemán, la bacteria está causando graves infecciones intestinales que tienen como efecto a su vez diarreas, insuficiencia renal, daños vasculares y anemia. Dos de los pacientes más graves requieren ya ventilación asistida.

Las hemorragias intestinales son los síntomas de la última y más peligrosa etapa de la infección. La mayor parte de las personas infectadas hasta ahora son mujeres y se cree que el primer caso fue uno registrado el 10 de mayo. "La propagación de tantos casos en tan poco tiempo es muy preocupante, la situación por ahora está fuera de control", ha reconocido el jefe de Epidemiología del Hospital de Hesse en la radio alemana.

Las autoridades sanitarias explican que en Alemania se registran cada año entre 800 y 1.200 casos de intoxicación por la bacteria 'Escherichia coli', fundamentalmente en niños, pero en este caso, según ha informado el Instituto Robert Koch, se trata de un brote inusual, dado que produce síntomas mucho más intensos y ataca particularmente a los adultos.




A gran velocidad

La bacteria se transmite a través del consumo de carne contaminada, leche cruda, vegetales o frutas que estuvieron en contacto con heces de animales infectados. Las principales sospechosas, en este caso, son las verduras crudas y los primeros resultados de la investigación sanitaria apuntan a que se está expandiendo por el país a gran velocidad y en dirección norte-sur.

En Frankfurt han sido cerradas dos cantinas de empresa mientras dos pacientes permanecen en coma inducido, pero los estados del norte son los más afectados. En Schleswig Holstein se registran ya 91 casos, 13 en la ciudad de Hamburgo, otros 67 en Baja Sajonia y más de 50 en Bremen. "El número de pacientes es ya lo suficientemente alto como para que tengamos que contar con la posibilidad de que se produzcan algunas muertes. Estadísticamente, un 5% de los casos de infección no sobreviven", reconoce el doctor Jan Kielstein, que se ocupa de los 10 pacientes de Hannover.

El origen de la infección podría estar en los fertilizantes utilizados para el cultivo de hortalizas ecológicas, de los que hubiese llegado a formar parte heces de animales contaminados. Greenpeace advierte que la bacteria también puede propagarse con el viento, desde las heces hasta las frutas y verduras.


Mas información en:

- Foodsafety news.
- Medical News Today